NUESTRAS CAMADAS

Para nosotros es muy importante dedicar mucho tiempo a planear cada camada, tanto de Border Collie como de Shetland Sheepdog. Lleva detrás un minucioso estudio y planificación ya que el resultado se convertirá en cachorros muy importantes para nosotros y para sus nuevas familias.

Para ello analizamos y estudiamos diferentes líneas, pedigrees, enfermedades propias de la raza, y por supuesto invertimos mucho tiempo en aprender sobre la funcionalidad de cada físico: estructura, angulaciones, posición corporal, etc. También buscamos complementar el carácter de nuestras hembras para conseguir camadas con una mentalidad fuerte, estable, cooperadora y con grandes actitudes en el trabajo, sin olvidarnos de que no solo serán perros destinados al deporte sino que sobre todo serán perros de familia, y para nosotros esto también tiene un valor muy muy importante a la hora de elegir a los futuros propietarios. Suele llevarnos varios meses e intentamos hacerlo de una manera objetiva, pero sin duda siempre ponemos un poco de nuestro corazón en todo este proceso.

Después del cruce continuamos con el trabajo con los cachorros, labor que también nos ha llevado muchas horas de estudio y que continuamos aprendiendo para crear nuestro propio planteamiento y protocolo de trabajo. Les dedicamos todo nuestro tiempo hasta que se marchan a sus nuevos hogares, nos gusta dar a cada cachorro un trato individualizado, pues cada uno de ellos, cuando se marchan de nuestra casa, se llevan una pequeña parte de nosotros.

Ante todo, buscamos criar perros sanos, con buena morfología siguiendo el estándar de la raza, con buen carácter con todo tipo de perros y personas, equilibrados, seguros de sí mismos, cariñosos, y por supuesto, con una gran actitud para trabajar.

Nuestros cachorros se crían dentro de casa, en un ambiente familiar, desde que nacen hasta que se van a sus nuevos hogares. Trabajamos la estimulación temprana, desensibilización a ruidos, manipulación, estimulamos y fomentamos el juego, les enseñamos a ir con correa, a acudir cuando se les llama, reforzamos el afecto, iniciamos el trabajo con comida (clicker) y también, trabajamos la socialización con otros perros, personas y nuevos ambientes.

También realizamos juegos de olfato, utilizamos juguetes interactivos tales como el Kong, alfombras de olfato, y por supuesto también le damos importancia al trabajo de ON/OFF, consideramos imprescindible que nuestros cachorros también sepan tener la calma, ratos de desconexión y descanso, y para ello entre otras cosas realizamos trabajamos con transportines, creando un lugar seguro y de relajación para ellos.

Con todo esto intentamos conseguir que se conviertan en perros adultos equilibrados en la vida diaria, con los que sea fácil convivir y además perros con potencial para cualquier tipo de deporte.